Cuando baja la marea…

03 abril 2023

mar | sol | playa | azul | agua
Monthly House View - April 2023 - Descargar aqui

“Solo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo.” Siguiendo la máxima de Warren Buffett, el mar de tipos de interés reducidos y dinero fácil ha retrocedido por fin, y ha dejado al descubierto a los agentes más débiles. Ya era de esperar, por eso el mundo financiero llevaba varios meses examinando detenidamente el mercado para detectar los posibles eslabones débiles.

Es evidente que, aunque ya se había identificado a Credit Suisse, no se albergaba ninguna sospecha sobre Silicon Valley Bank (SVB). De hecho, hasta el 10 de marzo, fecha de su impago, SVB gozaba de una buena calificación (investment grade) por parte de S&P y Moody’s. La empresa también obtuvo una buena nota en la dimensión ASG (criterios medioambientales, sociales y de gobernanza). La agencia de calificación MSCI le había otorgado una “A”, lo que significaba que algunos fondos de inversión “verdes” del mercado habían comprado sus acciones. Por último, hasta hace tres meses, el consenso entre los analistas financieros (del sell side1) era comprar o mantener las posiciones de la empresa.

Al final, fue el aspecto de la gobernanza el que provocó el impago de SVB: un efecto tijera negativo, debido a la violenta subida de los tipos de interés, entre las retiradas masivas (vinculadas a una concentración de clientes en el ámbito de las start-ups) y un efecto de mercado negativo sobre el efectivo invertido en bonos del Estado estadounidense. Además de esta mala gestión entre los activos y pasivos del banco, el Gobierno de EE. UU. tiene su parte de responsabilidad por la relajación de la normativa bancaria en 2018 bajo la presidencia de Donald Trump.

Además del impago de dos bancos estadounidenses ya identificados como eslabones débiles2, la crisis de confianza provocada por el impago de SVB ha puesto en dificultades a muchos bancos regionales, entre ellos, el banco californiano de inversiones, gestión de activos y servicios First Republic Bank. Resulta especialmente sorprendente en esta historia la solidaridad generada en torno a estos bancos en dificultades.
 

  • Solidaridad de los clientes con SVB: más de cien sociedades de inversión de capital expresaron inmediatamente su apoyo a SVB, probablemente en relación con la dimensión ASG de muchas de ellas, como la empresa de capital riesgo General Catalyst, líder de esta acción, que integra fuertes valores sociales en sus inversiones. 
  • Solidaridad de los grandes bancos con First Republic Bank: de hecho, el banco se libra ahora de la quiebra gracias al apoyo de sus competidores. 11 grandes bancos estadounidenses han prometido un total de 30.000 millones de dólares en depósitos a First Republic, acción bien acogida por las autoridades estadounidenses.

Estas iniciativas son notables y significan que, aunque el mar retroceda, es potencialmente más transparente. También es interesante señalar que, en el caso de SVB, aunque la primera opción elegida sea un comprador y la gran probabilidad de que este sea un banco tradicional, también es posible que se trate de un agente de la nueva economía, como Elon Musk, que afirma estar abierto a la idea de que Twitter tome una posición.

¿Qué podemos esperar a continuación? La onda expansiva provocada por el impago de SVB se ha extendido más allá de EE. UU. y ha llevado a la megafusión UBS-Credit Suisse en Europa. No obstante, seguimos convencidos de que esta crisis bancaria, que sobre todo es una crisis de confianza, se solucionará. Es probable que los bancos centrales que han inyectado liquidez ad hoc para hacer frente a esta crisis cambien su política restrictiva (sobre todo, en lo que respecta a la reducción de la liquidez en el mercado), sin perder de vista su mandato original, la inflación.

La subida de tipos es, por lo tanto, una oportunidad para identificar a los más débiles. Este episodio es el primero y probablemente no será el último suceso específico del sector financiero, pero también puede afectar a otros sectores cuyas empresas sean sensibles a la subida de tipos.

En este entorno más volátil, surge la necesidad de convertir estos movimientos en oportunidades de inversión y discriminar más que nunca a la hora de seleccionar valores.

 

Important information

Monthly House View, 23/03/2023 - Extracto del Editorial

03 abril 2023

Para leer también

No time to land

El año del Dragón de Madera

¿Serán las elecciones presidenciales el mayor desafío de 2024?